viernes, 2 de noviembre de 2018

inktraveler 150. Pluma conmemorativa de los 150 años de relaciones diplomáticas entre Japón y España.

Fue el 12 de noviembre de 1868 cuando se firmó el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre Japón y España y, para celebrar dicha efeméride, hace casi un año encargamos a la fábrica de ebonita japonesa y de las estilográficas Eboya, la edición limitada de una estilográfica especial, la inktraveler 150.

Basándonos en el modelo Kyouka, con las líneas clásicas de las estilográficas tipo Onoto, le pedimos a Eboya una ebonita de un color que no se emplease en la producción en serie, y que tuviese de base el rojo, el único común en las banderas de ambos países.

El resultado es el que se ve en las fotografías, el Sakura-gasumi, o cerezos en la niebla un precioso tono del que tanto los artesanos nipones que la han fabricado, como nosotros, coincidimos en pensar que sienta muy bien a nuestra pluma.

La estilográfica está grabada por un lado, al igual que todas las plumas de esta firma, con Eboya made in Tokio y, por el otro lado, el número de serie ##/10 y las siglas it que nos representan.


Informamos a la embajada japonesa en Madrid y al comité que gestiona estos 150 años de relaciones diplomáticas, de la presentación de la pluma que será los días 16, 17 y 18 de noviembre durante el Penshow de Madrid 2018, y nos han hecho el honor de permitirnos usar el logotipo oficial para acompañar a esta estilográfica, un artículo ideal para conmemorar una firma tan trascendente en el entendimiento de los dos países.

Os mostramos a continuación una fotografía de la entrega de la primera unidad por Tomoisha Endo y su esposa, y unas cuantas imágenes más de esta preciosa estilográfica.
Esperamos que os guste tanto como a nosotros.










miércoles, 19 de septiembre de 2018

Visita a la casa madre o honsha de Sailor, en Kure (Hiroshima)



 Cuando iniciamos hace varios años esta aventura llamada inktraveler, no podíamos imaginar que nos iba a deparar tantas alegrías y nuevas experiencias. Una de las más esperadas fue la visita al honsha de Sailor.

A principios de noviembre de 2017, con una temperatura todavía agradable después de un caluroso verano, llegamos muy ilusionados a Kure, una pequeña y bonita localidad de la prefectura de Hiroshima bañada por el mar y donde no cesaron las sorpresas desde el principio. Con una escultura de Don Quijote y Sancho Panza presidiendo una plaza, como si de una señal se tratara, no podíamos sentir mejor recibimiento.

El motivo de nuestra visita a Kure era conocer en una visita privada las instalaciones de la casa madre o honsha de la firma japonesa de estilográficas Sailor, que desde 1911 lidera la fabricación de, a nuestro juicio, las mejores plumas del mundo, famosas por la calidad de sus plumines de oro. Mr Kyugoro Sakata, un ingeniero que conoció la existencia de las estilográficas gracias a un amigo marinero, decidió ser el primero en fabricarlas en Japón y, gracias a su visión internacional del producto, les puso el nombre inglés de Sailor (marinero), en honor a su amigo.

Acompañados de los responsables de la sección internacional de la firma, Yonezawa y Ryonosuke Yasui, además de Morisan el jefe de producción de la fábrica, un taxi nos condujo directamente a las instalaciones situadas a las afueras de la localidad. Varios edificios inequívocamente japoneses de planta baja, cuya arquitectura denota varias décadas de antigüedad, y comunicados entre sí por calles ajardinadas, constituyen la fábrica Sailor. En la fachada del edificio principal cuelga una gran placa con el logo de la firma, donde aprovechamos para hacernos una foto de grupo.


Con la amabilidad nipona característica, nos invitaron a entrar en el interior. Una gran mesa engalanada con flores de forma tradicional presidía la entrada. Detrás se veían las oficinas, donde numerosos empleados nos recibieron con una educada sonrisa curiosa ante la inusual presencia de occidentales en sus instalaciones. Inmediatamente nos invitaron a un té en una sala de reuniones situada a la izquierda de la puerta, decorada con diversos diplomas y premios conseguidos por la empresa, la foto de los fundadores, algunos posters del equipo de hockey local que patrocinan y numerosas vitrinas con algunas de sus piezas legendarias. Desde ese mismo instante, mi corazón latía más fuerte por la emoción, y el brillo de mis ojos delataba el deseo de acercarme a esas vitrinas a echar una ojeada.


Una vez finalizada la ceremoniosa invitación al té, nos llevaron directamente a un barracón donde un operario estaba fundiendo el oro con el que se crean sus famosos plumines. Nos explican que hemos empezado así el recorrido porque no quieren que nos perdamos ese proceso totalmente artesanal, por el cual un lingote de oro con forma de lengua de gato y color grisáceo se introduce en una máquina para formar piezas de unos 15x15 cm de tamaño que nos dan a sopesar en las manos. 
Curiosamente, descubrimos una botella de aceite de oliva virgen extra para engrasar el molde y, ¡oh, sorpresa!, era de Córdoba. Un detalle divertido para amenizar la conversación en dos idiomas, inglés y japonés, aunque de vez en cuando se escapaba alguna palabra en español.
En el proceso posterior, vimos cómo esas piezas se trataron hasta convertirlas en los plumines que varias operarias, ataviadas con pañoletas blancas en su cabeza y guantes o dediles para no manchar de grasa el material, empezaron inmediatamente a trabajar. La gran mayoría de esos plumines eran de oro de 14 y 21 quilates, en oro rodiado y amarillo. A continuación, otras operarias iban fabricando los diversos tamaños y puntos, entre ellos los plumines musicales que tanto me gustan, porque con su gran iridio permiten variaciones entre el trazo horizontal y vertical con mayor flujo de tinta, y que eran usados antiguamente para escribir música.

Desde el inicio de la visita (que se puede decir que comenzó la noche anterior con una cena de bienvenida en un magnífico restaurante de Hiroshima de comida tradicional japonesa) nos invitaron a ver y preguntar todo lo que quisiéramos, pero también nos instaron a no hacer fotografías en el interior de las instalaciones donde trabajan en la realización de las piezas. Solo nos permitieron una excepción que contaré un poco más adelante.

Una ojeada a la decoración de las paredes me lleva a sonreír al ver los recortes de revistas con fotos de Disney, Hello Kitty y hasta un póster de Messi en la puerta de entrada de una de las naves.

La visita continuó viendo cómo se montan las estilográficas, y en un momento dado de la visita nos introdujeron en una prefabricada habitación blanca ¡insonorizada!, y en su interior una sencilla mesa donde prueban uno a uno todos los plumines mojándolos en tinta diluida para comprobar que el trazo no solo es perfecto a nivel de entintado, sino también del sonido que produce al rasgar el papel. Sailor es conocida internacionalmente por la calidad de sus plumines, y desde luego que, desde este momento y más que nunca, podemos avalar que este reconocimiento es auténticamente merecido. El extremo cuidado, mimo y dedicación con el que es tratado uno a uno cada plumín nos emociona y nos deja ensimismados con el trabajo de los artesanos de la firma. 
Un poco más adelante, nos giramos para ver las siguientes mesas de trabajo y... el mismo Yukio Nagahara estaba allí mismo, con sus más de sesenta años, trabajando en la realización de uno de sus plumines especiales, y  enseñando a tres pupilas. El gran Nagahara, hijo del creador del plumín, Naginata Togi, llamado así porque tiene la forma de una espada japonesa del mismo nombre, abandonó su trabajo por unos minutos para saludarnos y, tras concedernos el permiso, fotografiarse con nosotros. 

Como amantes de las plumas, este fue un momento mágico. No podíamos creer estar ahí mismo, viendo cómo creaba sus extraordinarios plumines de una calidad única gracias a que poseen una escritura de diferentes ángulos por su inclinación. 

Yukio Nagahara nos enseñó varios en los que estaba ocupado en ese preciso instante, para que pudiésemos verlos con lupa y observáramos la perfecta precisión de su trabajo. Después de unas sinceras sonrisas y palabras de agradecimiento en nuestro rudimentario japonés, nos despedimos de él encantados de haberle conocido en su propio ambiente, confirmando con nuestros propios ojos el rigor, la minuciosidad y el cuidado exquisito de su labor. Todo un honor para nosotros y un momento inolvidable. 


Pero no todo son estilográficas en la casa Sailor, y en el siguiente barracón nos explicaron cómo se fabrican los bolígrafos con la tecnología más avanzada.

Al regresar a la sala de visitantes inicial nos invitaron a comer un bento de excelente calidad, en un ambiente jovial y distendido, con un interés genuino por su parte de conocer nuestras impresiones y un rubor mal disimulado al escuchar nuestros halagos.

No podíamos terminar la visita sin disfrutar fotografiando, tocando y conociendo las piezas que tienen en su exposición privada…. como algunas de sus plumas más míticas y creaciones en maki-e sobre la ebonita de unas King of pen... y así dimos por finalizada esta inolvidable experiencia.