Ir al contenido principal

Inktraveler visita a las instalaciones de L!FE

Uno de los objetivos principales de inktraveler ha sido siempre el encontrar el papel perfecto para escribir con estilográfica, y nos sentimos afortunados de ser los primeros en importar, desde 2014, la marca LIFE, fundada en Tokio en 1946 por Yasuhiro Saito.



Yasuhiro Saito trabajó durante varios años como aprendiz en una fábrica de papel, pero por las venas de aquel joven muchacho corría la sangre empresarial y el deseo de probar fortuna con su propia empresa, especialmente en esos duros momentos de la reciente historia nipona en la que, después de terminar el racionamiento al que se había llegado por su participación en la Segunda Guerra Mundial, Japón entró en una fase de crecimiento económico, de nuevas oportunidades en los negocios y con un gran futuro por construir.

Así que, en 1949, Saitosan creó su propia compañía, a la que llamó LIFE, en un guiño claro a lo que estaba sucediendo en el país, una nueva vida.





En un primer momento, sus productos de papelería se vendían en las calles en carros tirados por bicicletas. A medida que el negocio crecía y la marca ganaba reconocimiento, gracias a la meticulosidad en el proceso de creación, se empezaron a vender en grandes almacenes y en algunos comercios minoristas establecidos. Hoy en día, como marca de reconocido prestigio, Life Stationery se vende en todo el mundo.
Esquema de encuadernado.


            En 2018, toda vez que la relación profesional entre inktraveler y Life Stationery se había estrechado según el estricto código japonés que requiere a sus distribuidores extranjeros, nos invitaron a conocer sus instalaciones. En inktraveler nos sentimos profundamente orgullosos por la invitación, e inmediatamente respondimos afirmativamente. En nuestro siguiente viaje a Japón, en los meses de septiembre y octubre, esa visita sería un objetivo primordial de nuestro itinerario.

            Desplazadas de la capital por la presión inmobiliaria, las instalaciones de Life Stationery se encuentran en la ciudad de Adachi, a unos 11 kilómetros de Tokio, y a la que se llega en tren en poco más de 35 minutos.

         Si en todo el mundo es conocida la amabilidad del pueblo japonés, en este caso sabíamos que lo único que debíamos hacer era llegar hasta la estación de Toneri-Koen y, a partir de ahí, dejarnos llevar.



Desde la estación a la fábrica hay un trayecto de pocos minutos en coche a través de una carretera secundaria que termina en un polígono industrial no muy diferente a los que conocemos aquí. En la fábrica estaban esperando nuestra llegada y, aunque nos disculpamos por nuestro pobre conocimiento de su idioma, nos agradecieron el intento de comunicarnos en él.

Después de una fructuosa reunión de trabajo en la que nos obsequiaron con un excelente té matcha, nos enseñaron sin ninguna restricción las instalaciones, pudiendo comprobar in situ su proceso artesanal.

               Evocando la que podría haber sido la primera producción de Yasuhiro Saito en aquel grupo de máquinas casi centenarias, descubrimos encantados cómo continúan realizando los cuadernos a mano, con un engomado y precisión asombrosos, logrando un papel de una gran suavidad que no deja traspasar la tinta, aunque se usen estilográficas de puntos gruesos.

Para lograrlo, fuimos testigos de que no recurren a elevar el gramaje de las páginas, como algunos papeles verjurados clásicos, sino que lo logran por la formulación de sus papeles, fabricando ese papel de alta calidad que es, junto al diseño de las cubiertas y a la encuadernación, lo que más valoramos como clientes y usuarios de Life Stationery.

Una encuadernación en la que, incluso,  siguen empleando técnicas tradicionales de forrado de tela para las cubiertas de algunos de sus cuadernos. Una manera de trabajar que, como pudimos comprobar en directo, se centra en la palabra japonesa Kaizen, que significa mejora continua; y es un concepto que ahora se entiende  -y se extiende- en todo el mundo.

LIFE es sinónimo de papelería japonesa hecha a mano en su máxima expresión, aunque no solo realiza cuadernos. Así que nuestros anfitriones también nos mostraron su divertida gama de diferentes artículos de papelería y sus portaplumas de cuero en varios colores.

 A medida que nuestros anfitriones nos iban mostrando con orgullo sus productos, decaía nuestro reparo a ser una molestia en su artesanal rutina diaria. 


 Una vez de vuelta en la estación, después de que la visita hubiera superado con creces las mayores de nuestras expectativas, y comprobar el esmero de su producción artesanal en todas las fases del proceso, tomamos el tren de vuelta a Tokio reafirmándonos en nuestro propósito de continuar apostando por su calidad y, todo hay que decirlo, sus precios más que ajustados, asequibles a cualquier bolsillo y exigencia, y que hacen de Life Stationery una de las mejores opciones, si no la mejor, en papelería japonesa apta para estilográficas.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Ōhashidō a examen

Desde que en 2018 Inktraveler trajo por primera vez a España una selección de estilográficas de la casa Ōhashidō, estábamos deseando hacer esta reseña para contar un poco de la historia de la marca y nuestra experiencia en Japón con ella.              Cajas marcadas como Ōhashidō Plumín y anillo marcados como Ōhasidō   El primer punto al que debemos prestar atención es el nombre, ya que podemos verlo escrito indistintamente como  Ōhashidō y como  Ōhasidō, pudiéndose apreciar esta diferencia en las propias cajas y plumines de la firma. Es comprensible, realmente la marca se escribe en kanji  大橋堂 y la transcripción al alfabeto occidental (Romaji) de la letra central se podría transcribir como shi o si indistintamente. Aunque todavía no como Ōhashidō, la marca tiene su origen en Tokio en 1912, cuando Yoshiharu Uehara, abuelo del actual fabricante, abrió un taller en Asakusa, que, después del gran terremoto de Kanto en 1923, trasladó a Sendai (a unos 300 km al norte de

TINTA NAOSHIMA KON, colaboración Sailor-Inktraveler

(De un tiempo a esta parte, cada vez que pienso en Japón me viene a la memoria el inicio de El cantar de Heike , tan conocido entre los japoneses como entre los españoles lo es el de El Quijote) Nuestro amor y admiración por el país son de sobra conocidos por quienes nos conocen. Allí, mimetizados en el bullicio de sus populosas ciudades, hemos vivido situaciones extravagantes y divertidas, disfrutado de momentos mágicos con sucesos inexplicables, nos hemos contagiado del estrés de las grandes urbes, para, un instante después, con la mirada vidriada y una sonrisa en los labios, admirar alguno de los edificios más imponentes del planeta, hemos gozado en silencio de sus paisajes más hermosos en plena naturaleza y congeniado con la amabilidad de su gente. En definitiva, de Japón nos emociona tanto su ética como su estética.   De entre todos los lugares visitados y las muchas experiencias inolvidables, quedó grabado en nuestra memoria un atardecer en la pequeña y despoblada isla de Naoshim

Tintas Sailor Manyo III

En 2019 se creó la primera serie de tintas Manyo, en 2020 la segunda y no ha sido hasta 2022 en que Sailor ha lanzado la tercera serie de tintas Manyo, exclusivas para el mercado de fuera de Japón. Están inspiradas en el famoso poemario Man'yōshū del que ya os hablamos en otra  entrada  de este blog. Consta de tan solo cuatro fascinantes tintas al agua con doble sombreado que se ven distintas según el tipo de plumín y de papel en el que las uses. Te recomendamos para ellas, nuestro papel Ginkouka así como el MD Cotton de Midori. Veámoslas una a una y su relación con el poemario: Manyo 'FUJI' es un color violeta claro que se va desvaneciendo en diferentes violetas. En el poemario se llama Pudi 藤、敷治( ふぢ)que se traduce por glicinas o wisterias.  Su temporada en Japón comienza entre mediados de abril y mediados de mayo. Si os gusta pasear por jardines os recomendamos el de Kawachi Fujien, en la prefectura de Fukuoka, donde hay unos túneles de más de 100 metros de wisterias col